30/04/2018

Las ventajas del e-CMR o carta de porte electrónica

La Fundació Corell y ASTIC destacan la necesidad de que las empresas dedicadas al sector empleen el CMR electrónico a fin de documentar los contratos de transporte.

LAS VENTAJAS DEL e-CMR O CARTA DE PORTE ELECTRÓNICA

 El pasado 21 de marzo la Fundació Corell, en colaboración con ASTIC, organizó en la sede de CEOE una jornada dedicada a “El CMR electrónico y otros aspectos del Contrato de Transporte”, en la que se destacó la necesidad de que las empresas dedicadas al sector empleen el CMR electrónico a fin de documentar los contratos de transporte, en tanto que dicho sistema permite reducir costes y aumentar la productividad y seguridad en la operación.

Durante el evento organizado por la Fundación Corella, el subdirector general de Ordenación y Normativa del Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento, Emilio Sidera Leal, afirmó que el contrato de transporte sigue siendo una materia pendiente en el sector ya que, aun no siendo obligatorio documentarlo, su empleo supone una mayor seguridad jurídica para las partes contratantes.

Cabe recordar, tal y como indicó Sidera durante la jornada, que el CMR es un Convenio Internacional sobre el Contrato de transportes de mercancías por carretera del 1956, que se manifiesta a través de la Carta de Porte, la cual permite probar las condiciones del contrato, aunque su emisión no es necesaria para que éste exista. Tradicionalmente la emisión de dicha Carta de Porte se realizaba de forma escrita; sin embargo, desde el Instrumento de Adhesión de España al Protocolo Adicional al Convenio relativo al contrato de transporte internacional de mercancías por carretera (CMR), que tuvo lugar en Ginebra el 20 de febrero de 2008 y que se encuentra en vigor desde el 2011, es posible documentar el contrato mediante Carta de Porte electrónica o e-CMR. “Cada vez es más recomendable. Con este documento se puede acreditar la legalidad de lo que hace el transportista en el ámbito administrativo y si se realiza con un modelo estandarizado como el de la IRU es mucho mejor”, según recomienda Emilio Sidera Leal.

Por otro lado, Sidera explicó que el Documento de Control, cuya emisión y conservación sí es obligatoria según la Orden FOM/2861/2012, de 13 de diciembre, comparte el mismo contenido y finalidad que la Carta de Porte, por lo que “no tiene sentido hacer dos documentos idénticos, cuando con uno sólo se podrían cumplir todos los requisitos”, añadiendo que “actualmente, el Documento de Control no puede realizarse por medios electrónicos, pero será posible en breve y no habrá problemas para implantarlo”.

 Durante el evento también intervino Francisco Sánchez-Gamborino, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la IRU, el cual opinó que la documentación electrónica irá substituyendo al formato papel, ahorrando tiempo, costes, aumentando la seguridad y la trazabilidad, siendo positivo para el transportista y para el cargador, además de apoyar la sostenibilidad”. Para César Maurín Castro, secretario de la Comisión de Sociedad Digital de la CEOE, “la ambición es sumar a España a los países que lideran la digitalización”, lo que podría suponer en el PIB de 2025 unos 35.000 millones de euros.